Ooooooommmmmmm

La semana pasada Esteban, uno de mis mejores amigos, me invitó a una fiesta que organizaba su nuevo grupo del curso de “El arte de vivir” para el sábado. Debo aclarar que jamás tuve una buena relación con todas esas cosas cuasi esotéricas, por lo que me pasé un buen tiempo llamando al curso algo así como “Saber vivir”, “Aprender a respirar” o “El yoga de la vida” hasta que aprendí cómo era, ante la impaciencia de Esteban. Decidió invitarme de todas maneras para que pudiera ver de qué se trataba, y porque otra de mis mejores amigas, Amparo, también iría porque había hecho el curso. Esteban me aclaró que la fiesta era “De 19 a 00 horas, sin alcohol, sin humo y tocan mantras electrónicos”. Yo no entendí por qué la llamaban “fiesta” si era casi a la hora de merendar, no se podía tomar ni fumar, y para colmo pasaban música electrónica (que me gusta tanto como Chayanne, Luis Miguel, Carlos Baute, RickyMartin y todo el resto del equipo de “romántico y latino”, es decir cero, y de mantras sabía tanto como de ikebana).

De todas maneras compré la entrada y Adriana, otra amiga en común, hizo lo mismo para acompañarme. La situación que Aureliana se representó en su cabeza fue ésta: juntada tranquila de gente que hizo el famoso cursito y amigos de éstos, en alguna confitería, todos sentados tomando juguitos y de fondo una música sintética pero tranquilizadora. Aureliana se puso botinetas con taco, remerita, pañuelito largo al tono y saquito, se maquilló contra su costumbre y salió.

Al llegar se encontró con esto: salón grande que se usa para recitales, todo oscuro, y un par de flaquitos cebadísimos en el escenario cantando en algo que para mí tranquilamente podría haber sido arameo (después me aclararon que era sánscrito; no entiendo por qué cantan en una lengua que casi ni se usa si de todas maneras NADIE entiende lo que dice, muy probablemente ni siquiera ellos). Me pareció escuchar algo de “Hare Krishna”, pero dada mi ignorancia con respecto al sánscrito me autoconvencí de que debía estar escuchando seguramente mal (eventualmente resultó que mis oídos habían captado la esencia de la cuestión). Todos adentro agitaban las manos hacia el escenario y saltaban alegremente como poseídos. En una de las paredes había un afiche naranja que rezaba “Jai Guru Dev”, que según Esteban significaba algo así como “Buenos días muchas gracias” y según Wikipedia “Victoria a Gurudev (maestro)”.

Me felicité internamente por haber llegado después de las 22. Apenas divisé a Adriana no pude contener la risa: su expresión de incredulidad y escepticismo era la misma que la mía. Apostamos a ver quién soportaba más tiempo ahí adentro. En un segundo dejaron de tocar, subió un hombre vestido de blanco y empezó a dirigir: un brazo para acá, el otro para allá, giren a la derecha, los brazos hacia arriba, hacia abajo…De repente me encontré parada en el medio de la gente mirando cómo todos se agachaban siguiendo las instrucciones y sin poder  hacer ni la mímica porque ya estaba comiendo concentradamente una porción grande de pizza caprese en forma de cono. A mi lado un hombre, uno de los 5 que también se habían quedado parados, me miró con cara de yoquehagoacá. Luego de terminar de atacar la pizza, nos dirigimos con Adri hacia la salida para poder fumar un cigarrillo y descansar los oídos. En ese preciso momento desde el escenario exhortaron a realizar un gran abrazo grupal, de manera que todos comenzaron a caminar hacia atrás abrazados formando un círculo y encerrándonos a las dos antes de que pudiéramos alcanzar la meta. Quedamos aplastadas entre los cariñositos y la barra de juguito. De más está decir que tuvimos que abortar la escapada.

A la hora las ganas de irme y la imagen mental de una cerveza fría con un cigarrillo me superaban, y disimuladamente enfilé nuevamente hacia la salida. Me encontré con Esteban en la puerta, que me pidió que me quedara un poco más así podíamos conversar. Entré a regañadientes y en ese momento ordenaron nueva sesión de meditación. No más banda, todos sentaditos en el piso y concentrados. Esteban me pidió que lo intentara, a lo que me negué, hasta que insistió tanto que terminó convenciéndome. Cerré los ojos y empecé a relajarme muy de a poco, hasta que de repente escuché “Teik e dip brez” a todo volumen por los parlantes, con el mismo acento de Ketut en Comer, rezar, amar y la risa arrasó con la poca concentración que estaba logrando. El hecho de que continuara con frases como “Teik anader dip brez” y “Yor bodi is e prrressssshhhhios gif” decididamente tampoco colaboró con mi causa.

Al margen de que sigo, y seguiré, sin interesarme por toda la temática, desde el momento en que hice oídos sordos a Ketut y comencé a relajarme descubrí lo placentero que puede llegar a ser cerrar los ojos, olvidarse de todo y sentir la calma invadiendo cada espacio del cuerpo. Cierto es que estuve a punto de hiperventilar de tanto respirar hondo, pero me felicité por haber aguantado toda una hora y media.

Y a ustedes sólo me queda decirles: Jai Gurudev a todos!

Anuncios

Acerca de aureliana001

Mujer, 25 años, y una dispersión galopante que desemboca en una variedad de hobbys bastante particular. De profesión estudiante (largamente aburrida) de finales pendientes ad eternum de Derecho. Ver todas las entradas de aureliana001

25 responses to “Ooooooommmmmmm

  • Crai

    Son infumables, tiene usted toda la razón.

  • yesi(aymidios)

    me quedo con la iglesia evangelica q esta al lado de mi casa,son mas comunes(?),excelente tu descripicion.

    • aureliana001

      Jajaja siii en la esquina de mi casa hay una de ese estilo…solían despertarme los domingos a las 9 am (un amor en las noches de boliche)..Más de una vez pensé en llamar a la cana aduciendo ruidos molestos/escándalo para poder seguir durmiendo como corresponde, aunque nunca lo hice jeje me contuve. Después se ve que notaron que no era muy cristiano eso de despertar a la gente del vecindario en el día de descanso. Seremos vecinas?

      • yesi(aymidios)

        digamos que somos vecinas de la vida.los mios se dedican a cantar y aplaudir pero a horarios normales(lease 20hs)dos veces por semana.de lo que si puedo dar fe es de que nunca los vi en actitud cariñositos.

      • aureliana001

        Jajaja lo mismo puedo decir de los mios, cero cariñositos, pero sí tremendamente instrumentales…

  • Ana

    Morí de risa con todo, sobre todo con los cariñositos, ahí rebalsó mi expectativa…. juajaja. Besos

    • aureliana001

      Jajaja los hubieras visto, todos abrazaditos y moviéndose cándidamente de un lado al otro…y Adri y yo estampadas ahí a sólo 5 metros de la salida y sin poder llegar. Garronazo

  • Anita

    Aure! Me encantó. Sabes que tenia ganas de empezar a ir al “Arte de vivir” pero me parecen muy cursis y comerciales, con todo respeto eh. Me encantó tu post. Besos

    • aureliana001

      Gracias Anita!!! A mí me gustaría de hecho empezar Yoga, porque me vendría bien relajarme así a full…pero hasta ahí llego. Por ahora me quedo con Pilates que está buenísimo!

  • Anne Boleyn

    Yo tampoco tengo demasiado empatía con esas cosas. Me acosaba un hare krishna. Esa es otra historia.

  • Routeless

    Jajaja me morí, que miedo esa fiesta por Dior! Y eso que ahora uno cuenta con herramientas lingüísticas como para relacionarse con esos individuos (léase “prana”, meditación shodanosecuánto, etc). De todas maneras, paso. Me quedo con la Quilmes y la picadita. http://www.youlazylady.blogspot.com

  • Némesis

    Felicitaciones, por el blog y por la paciencia que has demostrado en semejante “fiesta”. Yo los hubiera hecho volar por los aires al grito de: ¡Esto es el arte de morir, SÁTRAPAS!!!!!. Besos!

  • María Mirta Lepetisa (Trapitos al Sol)

    Bueno… por lo menos saliste de la rutina con algo muy diferente. El arte de rebuscárselas para encontrarle algo bueno

  • sienna

    Jajaja. Simplemente buenísimo.

  • Chivi

    Me alegro montones de no haber accedido a ninguna de las invitaciones que un primo lejano (seguidor de Hare Krishna, no recuerdo la religión, pero estaban con la cabeza pelada y del medio les salia un mechon de pelo largo, un asquito) me hacía cada semana. Lo único bueno era que después de esas “fiestas” me traía la comida, me encantó la variedad, me encantaban los sabores! Y habia una pasta rara que no se cómo se llamaba que se comía con las manos :S
    Aguantaste demasiado, te mereces un prana de premio.
    Ah! Y mi primo tocaba la batería en la “bandita” esa de los muchachos y si, las canciones decían a cada rato hare hare krishna, etc.
    Hoy leyendo a la sodera, me dieron ganas de meditar, creo que está logrando su cometido… Pero por lo pronto, yo también, me quedo con Pilates 🙂
    Un beso y feliz nadi shodan pranayam para todos! (tuve que hacer copy paste del blog de la soda!)

  • Chivi

    Todo puede ser! Ahora mi primo está viviendo en una especie de convento en la India. La verdad es que no la pasan nada mal estos muchachos! (algo de lo que no me voy a olvidar jamás, es de que cada vez que iban al baño, tenían la obligación de bañarse. Si mi marido estuviera en esa religión, se le gastaría la piel!)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: